martes. 05.03.2024

Antes de cerrar el año, podemos decir que al menos ha llovido, y que las reservas hidráulicas han registrado en diciembre un aumento considerable, que vendrá muy bien para nuestro campo.

Por el contrario, ante los efectos duraderos de la guerra de Ucrania, el gobierno ha acordado ayudas para compensar las pérdidas y el aumento de los costes de producción para agricultores y ganaderos.

Como consecuencia de la elevada inflación se elimina temporalmente el IVA de varios alimentos básicos. Productos como el aceite, con una subida descomunal de los precios, se podrá comprar a precios más asequibles, notándose considerablemente en las carteras de los consumidores.

Las secuelas de esta guerra a lo largo del 2022, han tenido un gran impacto económico y social, como el encarecimiento de fertilizantes y los incrementos energéticos, suponiendo mayores costes de producción y pérdida de rentabilidad de las explotaciones.

¿En qué se beneficiarán los agricultores y ganaderos en 2023?

  • Bonificación del combustible, ya que se mantendrá la ayuda de 20 céntimos por litro para el gasóleo agrario.
  • Ayudas para la compra de fertilizantes, 22 euros por hectárea en secano y 55 euros por hectárea en regadío.
  • Contratar potencias eléctricas más flexibles para los regantes.

La compra de fertilizantes será aplicable solo para los beneficiarios de la ayuda directa de la PAC en la campaña 2022, y la cantidad a cobrar será por hectárea elegible, siendo el máximo de 300 hectáreas por beneficiario dando prioridad a la superficie de regadío, siendo dicha superficie la declarada en la PAC.

No se concederán ayudas cuando el importe sea inferior a 200 euros.

Todo esto supone una reacción a tiempo y soluciones para compensar las pérdidas del sector muy maltratado durante todo el año.

En paralelo a las ayudas, el balance actual del sector olivarero, posiciona el aceite de oliva con un estable récord de precios en la campaña que menos producción hay. La misma se ha reducido en más de un 60 % en muchas zonas, siendo de bajo rendimiento y de baja calidad.

Una mitad de producción que también conlleva a la pérdida de empleo.

Actualmente la cotización del aceite de oliva virgen extra sigue en aumento. Esto nos trae muy buenas perspectivas del sector para esta campaña y la que viene, en donde reina el ambiente de los especuladores.

El aceite de oliva virgen extra será un artículo de lujo, habrá poca oferta y mucha demanda, con el paso del tiempo estará a la altura de los más sibaritas.

Nuevas ayudas y la bajada del IVA