lunes. 22.04.2024

Sin agua para el campo y para las ganaderías. La mayor sequía en los últimos 25 años.

Ese futuro tan lejano, se acerca poco a poco. El cambio climático ya está empezando a afectar a la agricultura y a la ganadería. Estas noticias acaparan la atención y el mayor tiempo de los telediarios con cierta preocupación en estos sectores tan impactados por las altas temperaturas.

A corto y a medio plazo tenemos la difícil tarea de enfrentarnos a las próximas condiciones climáticas.

Impactos negativos como la reducción de la producción en los cultivos y la falta de agua para alimentar al ganado, liderando las preocupaciones de agricultores y ganaderos, siendo unos auténticos supervivientes.

Cultivos como el cereal, la viña y el olivo están mermando su producción. Menos kilos de uva respecto al año pasado, pero con mayor calidad, escuchamos en esta vendimia en las bodegas.

Por otro lado, aseguran que es rentable, y que se darán condiciones favorables para el incremento del precio de la uva.

Otro de los sectores afectados es el del olivar, la situación es complicada, se encuentra en peligro por la falta de agua y se observa una importante reducción de la cosecha de aceituna para esta campaña, que también implicará la subida de precios del aceite de oliva virgen extra, mucho más de lo que está subiendo actualmente.

Se pierde calidad y cantidad, y los agricultores piensan con incertidumbre si la mano de obra en la recolección será rentable o no. Se estima que para el 2023, habrá una falta de stock del aceite, por haber poca oferta y mucha demanda, con razón podremos decir que es el oro verde.

Modernizar el riego para aumentar la eficiencia energética del riego será clave para sobrevivir en el sector primario, saber echar agua en el momento adecuado sin malgastarla.

Tenemos que adaptar la agricultura a los cambios de temperatura y a la falta de agua.

Será esencial acondicionar el regadío y las explotaciones agropecuarias a las nuevas tecnologías que permitan ahorrar agua y regar de manera eficiente como la instalación de placas solares en grupos de bombeo para regar cultivos o para la alimentación animal.

Mucha gente se preguntará: ¿hay subvenciones para estas actuaciones de eficiencia energética?. Y ¿quién puede pedirlas?.

Sí hay subvenciones hasta diciembre de 2023 para poder solicitar las actuaciones de eficiencia energética en explotaciones agropecuarias.

Las pueden solicitar: personas físicas o jurídicas, comunidades de regantes, titulares de explotaciones agropecuarias, asociaciones de productores y otras organizaciones cuyo fin sea la gestión común del agua.

Y se subvenciona el 30 % del coste elegible de la instalación con un mínimo de 1.500 euros de la inversión.

Las energías renovables, que tendrán que estar muy presentes en el medio rural y agroalimentario.

La falta de agua y las consecuencias de la sequía