jueves. 20.06.2024

El nuevo otoño está experimentando nuevos desafíos. Muchos problemas y muchas dudas en la siembra de este año que afectarán en la declaración de la nueva PAC en 2023 y la inestabilidad del sector, con aumentos de costes de producción y aumento de precios en origen.

El precio de los fertilizantes, muy castigados por el gas ruso, suponiendo la reducción de la oferta de los mismos y una escalada de precios, que conllevan a tendencias alcistas en todos los sentidos.

Estamos viendo como suben las liquidaciones ligadas a las bajas producciones como consecuencia de la sequía y una mayor demanda de los productos del campo. Uva, almendra, pistacho, sandía , melón, y así como con los precios históricos que se estiman para el sector olivarero en esta campaña.

De acuerdo con las previsiones del sector, en las bodegas nos hemos encontrado una campaña más corta, uva de calidad, y que nos traerá mayor precio, con ciertas oscilaciones sorprendentes.

¿Qué pasará en la siembra en la nueva PAC? ¿Cómo va a influir?

En los próximos meses se van a concentrar ciertas tensiones por la falta de explicaciones del funcionamiento de la nueva PAC.

Se quiere fomentar el uso de plantas fijadoras de nitrógeno, la utilización de residuos y evitar la pérdida de nutrientes con las prácticas que realizan los agricultores en sus tierras.

También se fomenta la siembra de cubiertas vegetales entre los cultivos leñosos, y triturar los restos de poda aprovechando la nueva ley estatal sobre la prohibición de la quema de restos vegetales en el entorno agrario o silvícola. No se podrá quemar en invierno.

Ahora mismo el agricultor tiene que tener las ideas claras, ya que hay muchos dilemas sobre los eco-regímenes y ecoesquemas. Por eso, las prácticas a realizar podrán beneficiar o perjudicar a los agricultores.

Nos encontraremos con 9 eco-regímenes, de los cuales el eco-régimen P3,empezará a entrar en vigor a partir del 1 de enero de 2023, haciendo referencia a la rotación de cultivos y a la siembra directa.

Las especies mejorantes en la siembra serán muy importantes.

¿Qué se puede sembrar?

Como mínimo el 10 % de la tierra del cultivo acogida a cierto eco-régimen tiene que estar ocupada por especies mejorantes. Las leguminosas deben representar al menos una superficie del 5 % de esta superficie dentro del mismo eco-régimen.

LEGUMINOSAS: guisante, haba, altramuz, veza, yeros, algarroba, titarros o almortas, alfalfa, judía, garbanzo, lenteja, cacahuete o trébol).

Se permitirá mezclar leguminosas con cultivos herbáceos, siempre y cuando sean prácticas repetidas de años anteriores y la superficie predominante sea de leguminosas.

OLEAGINOSAS: girasol, colza, soja, camelina y cártamo.

 La camelina viene ganando fuerza por su tolerancia a la sequía y a las heladas, ser poco atractivo para la fauna y adaptarse muy bien a todos los suelos.

CRUCIFERAS O BRASICÁCEAS: rábano, rúcula, nabo, nabo forrajero, mostaza blanca, mostaza negra, mostaza parda y mostaza abisinia.

Está claro que el medio rural necesita mucha más formación en cuanto a la próxima PAC.

La inestabilidad del campo y las próximas siembras en la nueva PAC