martes. 05.03.2024

Mucho malestar de los agricultores por la falta de semillas de leguminosas en el mercado para poder cumplir con los eco regímenes voluntarios. Es el momento perfecto de fijar las facilidades necesarias para no tener problemas en el futuro.

Esta situación es una pendiente resbaladiza sin frenos, acompañada de las dificultades que está viviendo el sector primario.

Muchas exigencias que van a ser muy difíciles de cumplir, ya que todavía no se disponen de las herramientas necesarias para cumplir con los objetivos fijados.

Las siembras se encuentran muy retrasadas, las dudas siguen muy presentes a la espera de lluvias, sin saber cuándo sembrar y qué cultivo sembrar como consecuencia de "LA NUEVA PAC".

Por otro lado, la futura carga burocrática de las explotaciones, que será apoteósica, va a suponer un gran quebradero de cabeza, dificultando la gestión de la PAC, para el sector y para la propia administración debido a las normas impuestas.

El cuaderno de campo digital que entrará en vigor en 2023 será obligatorio para la agricultura, ganadería y el sector forestal, unificando información con la administración.También obligatoria su actualización cada 15 días.

El objetivo digitalizador es integrar los ministerios de agricultura, transición ecológica y hacienda. El uso del agua para regar nuestros cultivos también estará en el punto de mira. 

En estos entornos colaborativos falta mucha formación para poder simplificar y unificar toda la información.

Estas flexibilidades son vitales para ejecutar los nuevos eco regímenes. Rotación de cultivos, siembra directa, pastoreo y barbechos.

El barbecho no podrá representar más del 40 % de la superficie de la tierra de cultivo. En las cubiertas vegetales de los cultivos leñosos se permitirán labores verticales superficiales, siempre y cuando el suelo no permanezca desnudo en ningún momento.

En siembra directa, se permitirá el pase de cultivador, chisel o grada causando poca compactación excepto en los periodos de cosecha y el 1 de septiembre, manteniendo el rastrojo sobre el suelo.

Respecto a las ganaderías, cambian las cargas ganaderas en pastos, y el periodo mínimo de pastoreo, que será de 90 días como mínimo.

El sector ganadero también peligra para el año que viene por la baja de sus producciones, asfixiados por los elevados costes de producción, que conllevará a pocas ofertas, elevando precios e importando de otros países.

La falta de relevo generacional en el campo penalizará al sector primario, que será el sector más estratégico del futuro y nos permitirá frenar las despoblaciones en el mundo rural y las zonas más desfavorecidas.

Las explotaciones corren peligro por el abandono de las mismas por la falta de la sostenibilidad económica.

Las flexibilidades de la PAC y su burocracia