sábado. 02.03.2024

La Solana despertó el lunes con el buen sabor de boca que dejó la XV Feria de Stock. Los comerciantes solaneros recogían bártulos tras un fin de semana que ha marcado un punto de inflexión en el evento por varias razones. Por un lado, ha sido la feria más participativa, con una treintena de expositores. Por otro, ha habido más variedad que nunca, con sectores como la automoción o el entretenimiento. Y finalmente, la novedad principal ha sido diversificar también el espacio, ya que la carpa de la Plaza Mayor no daba más de sí y se habilitó la Plaza Don Diego y el mismo patio interior del palacio del conde de Casavaliente. Por si fuera poco, el tiempo fue espléndido todo el fin de semana.

Todas esas coyunturas han permitido cuajar una gran feria. Lo dicen los propios comerciantes. Para algunos, ha sido la mejor de todas en las que han participado. Radio Horizonte se dio una vuelta por los stands y era difícil, por no decir imposible, encontrar a alguien descontento. Se palpaba una íntima satisfacción. Toñi Fernández, de Modas Cati, lo tenía claro: “El balance es positivo; ha sido mejor que otros años y los expositores estamos más contentos porque el Don Diego también ha tenido muy buena acogida”. En cuanto a la diversificación de negocios impulsada por la Concejalía de Promoción Económica, cree que es un atractivo más “para que no sea siempre lo mismo”.

Uno de los nuevos fue el stand de Oasis Sound, el festival de música que en julio celebrará su tercera edición. Francisco Moreno y Martín Rodríguez-Rabadán eran rotundos en su valoración: “Nos ha servido para que la gente nos vea y recuerde que seguimos vendiendo abonos”. “Es un buen escaparate y estamos encantados porque ha funcionado mucho mejor de lo que esperábamos”, decían. Prevén mejorar la asistencia del año pasado, que a su vez ya fue mayor que el anterior. “Podemos superar las 5.000 personas diarias”. Y a la pregunta de cómo arropan los solaneros el festival, eran taxativos: “El 35 o 40 por ciento de asistencia es de La Solana”.

El Palacio Don Diego era otra de las novedades. La carpa no daba para más y había que buscar alternativas. Gabriel Serrano debutaba vendiendo ropa laboral: “Estamos contentos con el sitio y tanto el movimiento de gente como el balance de ventas es bueno”, decía. Tomasi Santos, de la tienda ‘Girasol de Lunares’, sí había participado antes, aunque se estrenaba en el Don Diego. No ocultó que tenían cierto temor al cambio, pero sus dudas se disiparon pronto: “Hasta que nos vimos aquí, penamos, pero luego muy bien; a la gente le ha gustado el sitio y se ha vendido incluso más”, afirmaba. Tal vez la exposición más llamativa era la de vehículos de ocasión, a través de la firma solanera Martínez Cars. “Vender en la plaza es un lujo y se han cerrado cosas, que no es habitual en ferias de ocasión”, destacaba su gerente, Miguel Martínez. 

La XV Feria del Stock llegó acompañada por varias actividades paralelas. Por ejemplo, la asociación AMFAR preparó ‘viejas’ solidarias, que vendió a beneficio del Club de Ocio ‘Reto’. Y para los más pequeños, la empresa Crimancha organizó talleres en los bajos del Ayuntamiento, junto a la carpa, a modo de guardería para la ocasión.

La XV Feria del Stock de La Solana marca un punto de inflexión: “Ha sido mejor que...