miércoles. 17.07.2024

La denominada “Mesa del Frío” de Ciudad Real, integrada por las entidades Cruz Roja, Cáritas, Protección Civil y las concejalías de Servicios Sociales y de Seguridad Ciudadana ha decidido en su última reunión introducir algunas modificaciones en el Plan de protección de personas sin hogar ante fenómenos meteorológicos adversos. En concreto, se ha optado por una mayor flexibilidad a la hora de abrir el centro de atención de la calle Borja.

Los principales cambios pasan por elevar la temperatura mínima para su apertura de 5 a 6 grados y, además, aunque no se alcancen esas cifras, se atenderá a las alertas de la Agencia Estatal de Meteorología en caso de fuertes lluvias o vientos. De esta manera, y según explica la concejala de Servicios Sociales, Aurora Galisteo, “hoy mismo se ha procedido a la apertura de este centro debido a que esta noche se prevé una mínima de 6 grados que va a ir descendiendo en los próximos días. El centro se mantendrá abierto como mínimo hasta la noche del jueves al viernes cuando se volverá a revisar la previsión meteorológica”.

Un centro que este verano ha abierto durante 7 días, del 17 al 19 de julio y del 8 al 11 de agosto, coincidiendo con las olas de calor extremo que se registraron en Ciudad Real. Durante ese periodo se atendieron a 15 personas, de las que 4 eran mujeres. El doble respecto al verano anterior.

borja-2
Voluntarios participantes en el mapeo

Mapeo de personas sin hogar

Por otra parte, la concejala de Servicios Sociales ha dado cuenta del informe del recuento nocturno de personas sin hogar realizado en la noche del 17 al 18 de octubre pasados, en el que participaron 56 voluntarios. Unos datos cuyo tratamiento está centralizado en la Dirección general de Diversidad Familiar y Servicios Sociales del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, con el objetivo de sentar las bases para una metodología común para el análisis de estas situaciones de exclusión residencial que se dan en el país, con el objetivo último de poder diseñar una política y un programa de actuación mucho más eficaz.

“Hemos conseguido con esta iniciativa desde la concejalía de Servicios Sociales el primero de los objetivos que es la cuantificación y conocer las principales características sociodemográficas de estas personas, y ahora seguimos trabajando en la siguiente fase que sería la de caracterización”, detalla Aurora Galisteo, “de estas personas sin hogar queremos analizar sus condiciones de vida, sus relaciones sociales, su nivel formativo, su actividad, la utilización de servicios y prestaciones públicas y también muy importante conocer su estado de salud”.

En Ciudad Real capital y en los anejos se localizaron esa noche 29 personas, 19 de ellas en la calle y 10 en el centro Jericó de Cáritas Diocesana. 24 eran hombres, 4 mujeres y en uno de los casos no se pudo determinar el sexo. Las edades oscilan entre los 27 años del más joven y los 70 del mayor, con un promedio de 50,35 años. En cuanto a las localizaciones, la mayoría de ellos se encontraban en la zona centro, aunque también había una presencia destacada en Larache y Hospital. Respecto a su procedencia, 19 eran españoles, 8 extranjeros y en 2 casos no se pudo determinar.

Como curiosidad, la aplicación informática suministrada por el ministerio presentó un error en una de sus preguntas y gracias a la iniciativa piloto que se llevó a cabo en Ciudad Real se pudo corregir para que el recuento se hiciera con normalidad unos días después en el resto de ciudades españolas.

Mayor flexibilidad en la apertura del centro de atención a personas sin hogar en Ciudad...