martes. 05.03.2024

Hasta siete cuevas entrelazadas han aparecido, en las obras de accesibilidad que se están llevando a cabo en la Sierra de los Molinos dentro del Plan de Sostenibilidad Turística en Destino, mostrando lo que era una típica vivienda de las que todavía quedan en este barrio del Albaicín, algunas de ellas habitadas.

Este descubrimiento muestra a la perfección el proceso que han experimentado este tipo de viviendas que datan del siglo XIX. En concreto, esta zona del Albaicín se ocupó en la segunda mitad del siglo XIX por unas primeras edificaciones excavadas en la roca. Estas cuevas se iban ampliando conforme crecía la familia, en muchas ocasiones hasta tener un número de habitaciones como la que se ha descubierto en estos días. Con el paso del tiempo, en los años 50, 60 del siglo XX, quedaron en desuso y se construyeron nuevas vivienda en lo que era inicialmente el patio, la parte delantera de las cuevas, éstas se fueron cerrando anegándolas de escombro y finalmente fueron tapiadas.

“Creo que es un descubrimiento muy interesante que redunda en lo que es nuestra historia y nuestras raíces” señalaba Santiago Lázaro, Alcalde de Campo de Criptana.

En esta casa se han descubierto las diferentes habitaciones que formaban la vivienda, desde la cueva donde estaban los animales, la cocina, lo que serían los dormitorios y también otra parte también destinada a los animales en la parte exterior. En definitiva un hallazgo muy interesante que se encuentra en lo que será el patio del mirador que estará rodeado por una pasarela que va a permitir la vista de una estampa impresionante, por un lado hacia los molinos, la llanura manchega, el Cerro de la Paz y la iglesia parroquial y también la vista de la fachada de las cuevas recientemente recuperadas.

Las obras de accesibilidad de la Sierra dejan al descubierto una típica casa-cueva del...