martes. 23.04.2024

El candidato del Partido Popular a la alcaldía de Ciudad Real, Paco Cañizares, ha considerado muy necesario que la propuesta de Zona de Bajas Emisiones realizada por el actual equipo de gobierno del PSOE y Ciudadanos en el Ayuntamiento se adapte a la realidad de Ciudad Real con el consenso de todos los sectores afectados por esta normativa europea, vecinos, tanto del núcleo urbano como de las pedanías, comerciantes, hosteleros, transportistas, etc.

En rueda de prensa, junto a Rodrigo García, integrante de la candidatura del PP al Ayuntamiento, Cañizares ha incidido en la que la implantación de la ZBE “es un tema que nos preocupa” y ha añadido que es necesario hacer compatible una mejora de la calidad del aire de nuestra ciudad con el desarrollo y la actividad económica.

Por su parte, Rodrigo García ha recordado que, aunque la Zona de Bajas Emisiones es “una obligación normativa europea para las ciudades de más de 50.000 habitantes”, esta puede tener la dimensión que le quieran aportar las distintas instituciones, y ha añadido que en este tema el PSOE “ha comenzado la casa por el tejado” estableciendo una ZBE de rondas hacia dentro sin medir la calidad del aire.

“Conviene recordar que ya en 2012, y sin necesidad de que ninguna administración nos obligara, el PP redactó, aprobó y aplicó un Plan de Movilidad Urbana Sostenible para Ciudad Real cuya finalidad, entre otras muchas, era tener un aire menos contaminado, un mejor entorno y una mayor accesibilidad, por lo que el compromiso del PP con la ecología, las bajas emisiones y el aire limpio, en armonía con la actividad humana, es inequívoco”, ha añadido.

Además, ha explicado que la implantación de la ZBE en Ciudad Real  “es el perfecto ejemplo de lo que ha sido el desgobierno de las alcaldesas, especialmente del PSOE, que han sido incapaces de implementarla y aprobarla. Y, por primera vez, en el PP nos alegramos de este incumplimiento, otro más de la larga lista de proyectos anunciados y no ejecutados”, ha señalado García.

Tras recordar que el proyecto de ZBE del PSOE y Ciudadanos afecta a toda la ronda hacia dentro, una zona en la que se encuentran censados 42.553 habitantes, y que alberga, aproximadamente, dos tercios de la actividad terciaria y comercial de la ciudad, ha criticado que esta zona se estableciera sin realizar ninguna medición objetiva de la contaminación que permitiera dictaminar que, efectivamente, procedía establecer la ZBE en esta ubicación y con esa extensión.

En este sentido, ha recordado que el PSOE y Ciudadanos presentaron su proyecto de ZBE pasado el verano “y el único concurso público para comprar medidores de contaminación es de abril este año, unos medidores que se han comprometido a comprar por la insistencia del PP y que aún no se han adquirido”.

Rodrigo García se ha preguntado qué sentido tiene plantear una ZBE cuya finalidad es reducir la contaminación de un determinado lugar de Ciudad Real sin saber, con exactitud, qué zona o zonas de la ciudad están verdaderamente contaminadas, al tiempo que ha incidido en que de haberse aprobado la fallida ordenanza de las alcaldesas “se habría limitado la entrada, no ya al centro, sino a todo el perímetro de ronda hacia dentro, a los vecinos de Ciudad Real sin saber ni cuántos vecinos se hubieran visto afectados directamente, especialmente los que viven fuera de las rondas y en las pedanías, y sin conocer el impacto que la ZBE iba a tener en la actividad económica de la ciudad porque tampoco se ha hecho un estudio socio-económico previo”.

“Y lo peor es que de haber continuado por la senda emprendida por las alcaldesas de Ciudadanos y del PSOE, de Pilar Zamora, tampoco sabríamos si, efectivamente, la ZBE cumpliría su última finalidad, que es la de reducir la contaminación en una zona de la ciudad que no sabemos si tiene, ciertamente, emisiones perjudiciales para la salud”, ha explicado.

García ha reiterado que el cambio de la ZBE a la realidad de nuestra ciudad se hará entre todos “que no es una frase hecha, ni un hanshtag de redes sociales; la ZBE en Ciudad Real se va implantar con el consenso de todos, de los vecinos, tanto de ronda hacia dentro como de ronda hacia fuera y de las pedanías, de los comerciantes, de los hosteleros, de los transportistas, etc”.

Por último, ha indicado que la implantación de la ZBE debe ir acompañada, necesariamente, de una ampliación progresiva los aparcamientos disuasorios que deben estar mejor mantenidos y sobre los que el PP promoverá campañas informativas, y una señalización adecuada sobre su ubicación, y en los que se instalarán puntos de carga rápida para vehículos eléctricos. 

Paco Cañizares adaptará la Zona de Bajas Emisiones a la realidad de Ciudad Real