martes. 05.03.2024

La Fiscalía de Ciudad Real mantiene para el acusado de matar a golpes a su abuela en la localidad ciudadrealeña de Malagón en enero del pasado año su petición de 25 años de prisión por la comisión de un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento.

Así lo ha señalado este miércoles la fiscal del caso durante la exposición de las conclusiones finales en la tercera sesión de este juicio con tribunal de jurado popular, y en la que el abogado de la defensa ha solicitado rebajar la pena para el procesado hasta los ocho años de cárcel, por un delito de homicidio con los atenuantes de confesión y de haber actuado bajo los efectos de sustancias estupefacientes.

La fiscal ha indicado que la disputa que iniciaron abuela y nieto, que se saldó con la muerte de ésta, fue a causa del dinero que ella le había prestado y que él no le devolvía, además de reprocharle el robo de dos teléfonos móviles.

Unos reproches, ha relatado, que habrían provocado la ira de su nieto O.S.I, quien, un día después de discutir con ella a través de WhatsApp, acudió al domicilio de su abuela, produciéndose el fatal desenlace.

En este sentido, la fiscal ha querido dejar claro el "ensañamiento" del acusado con la víctima, pues, de acuerdo a lo expuesto este martes por los forenses que examinaron el cuerpo, la víctima recibió, al menos, más de diez golpes en el cráneo, efectuados con extremada violencia.

La representante del Ministerio Fiscal también ha rechazado la tesis de la defensa en lo que respecta a que el acusado estaba bajo el efecto de las drogas en el momento de los hechos, puesto que, "como ha quedado demostrado", no anuló su racionalidad, dado que dio a la Guardia Civil tres versiones diferentes de los hechos, evidenciando que "estaba en sus plenas facultades".

También ha comentado que el estudio de toxicología realizado al acusado arrojó que tenía un "consumo bajo de cocaína" y que no había ni un atisbo de que el joven hubiera consumido heroína, quedando descartado que hubiera tomado esa sustancia como el propio acusado reconoció durante su interrogatorio en la primera sesión del juicio.

Asimismo, la fiscal ha rechazado también el atenuante de confesión propuesto por el abogado de la defensa, ya que el acusado no reconoció el crimen hasta encontrarse "entre la espada y la pared", destacando la fiscal que dio dos versiones previas para exculparse.

"LA CONDENA YA LA LLEVO POR DENTRO DE POR VIDA"

Al término de la sesión, el acusado ha hecho uso de su derecho a la última palabra para volver a mostrar su arrepentimiento, tal y como hizo durante su interrogatorio en la primera sesión del juicio.

El procesado, que en el momento de los hechos tenía 23 años, ha reconocido que "merece la prisión" por lo que hizo a su abuela, y ha señalado que, además de la pena de prisión, llevará una condena "por dentro de por vida".

Además, ha relatado que lo ocurrido le ha hecho "abrir los ojos" y que le servirá para dejar de consumir sustancias estupefacientes.

PENDIENTE DE VEREDICTO

Concluido el juicio oral, la magistrada procederá a someter al jurado popular, por escrito, el objeto del veredicto, a través de diferentes preguntas, con el objetivo de que los nueve miembros que lo componen respondan si el acusado es o no culpable.

Una vez establecido el objeto, el jurado deberá designar un portavoz que presidirá y dirigirá las sesiones de deliberación, que serán secretas. Cada miembro deberá responder a las preguntas de forma individual y votar si estima probados o no los hechos y si estiman o no culpable al acusado.

Fiscalía mantiene 25 años de cárcel para acusado de matar a su abuela en Malagón y la...