martes. 23.07.2024

Cruz Roja atendió en Ciudad Real durante el año 2023 a 260 personas, a las que se les proporcionaron diversos servicios que abordan múltiples necesidades, no limitándose a proporcionar alojamiento y manutención ya que su enfoque incluye también ofrecer seguridad, vestuario e información en idiomas que sean comprensibles por las personas que atiende.

La organización se esfuerza por mejorar la salud mental de las personas atendidas y aborda problemas de adaptación y duelo migratorio. Además, ofrece asistencia jurídica en la solicitud de protección internacional, temporal o apatridia y apoyo en diversas gestiones legales y administrativas, ha informado Cruz Roja en nota de prensa.

Así, a través de un itinerario personalizado, Cruz Roja fomenta la autonomía personal, el conocimiento del entorno y la igualdad de género. La organización también sensibiliza a entidades y población sobre la necesidad de una vivienda digna para migrantes y refugiados, desmantela prejuicios y promueve la convivencia. "Promover el diálogo, la comprensión y la confianza entre las personas refugiadas y las comunidades es fundamental para garantizar la cohesión social", añade.

Igualmente, Cruz Roja impulsa la inmersión lingüística, vital para la inserción social y laboral, y ofrece servicios de traducción e interpretación. Además, apoya en trámites administrativos, como empadronamiento y escolarización, y fomenta la participación ciudadana y la actividad voluntaria, facilitando la integración social.

UN EMPLEO AYUDA A MIRAR DELANTE CON ESPERANZA

Desde el área de empleo, Cruz Roja en Ciudad Real atendió en 2023 a 90 personas y se impartieron formaciones en diversas áreas, incluyendo actividades auxiliares de albañilería, Prevención de Riesgos Laborales (PRL) de albañilería en dos ocasiones, actividades auxiliares de almacén, ayuda a domicilio y limpieza de superficies y mantenimiento de edificios y locales.

La inserción laboral para una persona refugiada significa el acceso a un empleo digno y estable en el país de acogida, lo que tiene un impacto profundo y positivo en su autonomía económica, su integración social, su desarrollo profesional y personal, su estabilidad y seguridad, dignidad y confianza, y, en definitiva, la reconstrucción de su vida después de la experiencia de huir de su país. El empleo ayuda a dejar atrás el pasado traumático y mirar hacia adelante con esperanza.

Sin embargo, llegar a este momento vital conlleva un proceso largo de orientación, capacitación, formación, homologación de títulos, búsqueda de empleo… sin olvidar procesos vitales como el aprendizaje del idioma, encontrar una residencia estable, forjar redes sociales, etc. En todos estos procesos, los acompaña Cruz Roja. La Organización Humanitaria no solo proporciona ayuda material, sino que también potencia la autonomía y dignidad de los y las solicitantes de protección.

Cruz Roja en Ciudad Real asiste en 2023 a 260 solicitantes de protección internacional...