miércoles. 17.07.2024

El Servicio de Oftalmología de la Gerencia de Atención Integrada de Alcázar de San Juan, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha logrado en 2022 un nuevo récord en cirugía ambulatoria al haber alcanzado la cifra de 5.900 intervenciones realizadas durante un año.

Estos 5.900 procesos ambulatorios en el año 2022, han sido realizados en los hospitales Mancha Centro y Tomelloso. En esta cifra no se incluye la cirugía para procesos más complejos y que requieren ingreso hospitalario.

La cirugía ambulatoria es un proceso quirúrgico que reporta grandes beneficios a los pacientes, ya que no requiere de ingreso hospitalario y permite la incorporación a la vida normal de forma rápida y segura.

El doctor Fernando González del Valle, jefe del Servicio de Oftalmología de la Gerencia de Alcázar de San Juan, se muestra muy satisfecho por estos resultados y cree que “estos datos demuestran el compromiso y la contribución de los oftalmólogos del Área Integrada de Alcázar de San Juan para consolidar esta modalidad ambulatoria desde que se puso en marcha en el año 1998 en el Hospital de Alcázar de San Juan y en 2007 en el de Tomelloso, coincidiendo con su inauguración.

“Con mucho esfuerzo se han recuperado y superado las cifras de cirugías anteriores a la pandemia y esta vuelta a la normalidad es gratificante y demuestra el esfuerzo e implicación del SESCAM para lograr este objetivo”, explica el doctor González del Valle.

En ese sentido, hay que destacar que desde 1998, año en el que empezaron a computar este tipo de intervenciones, este Servicio de Oftalmología ha superado las 70.000 cirugías ambulantes. La primera facoemulsificación bajo anestesia tópica del SESCAM se realizó ya hace un cuarto de siglo en el Hospital Mancha Centro.

Desde entonces, las cirugías de cataratas, de glaucoma, procedimientos corneales, estrabismos, obstrucciones de vías lagrimales y vitrectomías, por citar algunos ejemplos, son algunas de las especialidades quirúrgicas que se han ido incorporando a los procesos de cirugía mayor ambulatoria (CMA). De este modo, se han conseguido dejar camas libres en los hospitales que han ido destinadas a otros procesos médicos o quirúrgicos.

No en vano, este tipo de intervenciones son cada vez más frecuentes y engloba cirugías muy complejas técnicamente.

Esperanza de vida

El aumento de la esperanza de vida y los grandes avances en cirugía oftalmológica suponen que cada vez sean más los pacientes que necesiten corregir un problema ocular. Mediante este tipo de cirugías ambulatorias se consigue evitar las complicaciones asociadas al ingreso hospitalario, algo especialmente importante cuando se supera los 80 años de edad.

“Y todo esto -recalca el doctor Del Valle-, sin olvidar la seguridad, ya que las cirugías ambulatorias se realizan en quirófano y no requieren el ingreso del paciente ni antes ni después de la cirugía”. Es decir, los cuidados que antes se daban en el hospital, ahora se realizan en el domicilio, una vez que el personal sanitario ha valorado que se den las condiciones médicas de seguridad para dar el alta, en las que se incluye una distancia razonable al domicilio del paciente, medios para desplazarse, posibilidad de tener un cuidador y autonomía personal.

En los días posteriores se lleva un seguimiento y se explora al paciente en consulta hasta su completa recuperación. Además existe un servicio telefónico de apoyo a este tipo de pacientes y el área sanitaria cuenta con un servicio de urgencias especializado para atender cualquier consulta que necesite exploración oftalmológica preferente.

Oftalmología de Alcázar bate su propio récord con 5.900 cirugías ambulantes en un año